Jesús Moreno Durazo

Jesús Moreno Durazo

Columna

El Frente avanza

8 Enero 2018

Por Jesús Moreno Durazo

Desde que empezó a fraguarse la posibilidad de que tres o más partidos unieran sus esfuerzos con la sociedad civil con miras a consolidar un Frente para competir en las presidenciales de 2018 en México, me pareció una buena idea.

A partir de allí, comencé a seguir el hilo que ha conducido, a través de diferentes etapas, a lo que hoy conocemos como el Frente Ciudadano por México (FCM).

Como bien sabemos, el FCM es impulsado por tres partidos políticos colocados en distinta ubicación del espectro ideológico (si es que existe eso, todavía): PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Y a lo largo del proceso de constitución de lo que terminará en una coalición electoral, tanto dirigentes partidistas como liderazgos de la sociedad civil han trabajado en tres etapas: primero, en la constitución del Frente; segundo, en definir el proyecto y, tercero, en definir los métodos de selección de candidatos.

Al momento de redactar este artículo para Círculo Sonora, ya se avanzó en los dos primeros. Es decir, se constituyó formalmente el FCM y se presentó, el lunes 20 de noviembre, la plataforma electoral “Coalición ciudadanos al frente”, un documento de 43 cuartillas que recoge el espíritu y los objetivos que motivan a dicho movimiento.

 

La plataforma

El documento presentado el 20 de noviembre comprende cinco ejes que buscan impulsar un nuevo modelo de Estado. A saber:

 

1) La transformación del actual régimen político y el impulso a la democracia ciudadana.

2) El combate total y frontal a la corrupción y a la impunidad.

3) La pacificación del país, con seguridad, respeto a los derechos humanos y justicia para todas las personas.

4) La necesidad de un desarrollo económico con crecimiento, inclusión social y sostenibilidad.

5) El fortalecimiento de la posición de México en el mundo.

Como plataforma recoge (creo) las principales pulsaciones que están en el humor público del país. Más allá de ideologías, insisto, reflejan el sentir con el que batallamos día a día los mexicanos y enmarcan problemas de urgente resolución. Algo similar contiene la plataforma de Morena y muy probablemente la del PRI reflejará también algunos de estos elementos.

Los riesgos

Pero no todo será vida y dulzura para el Frente. Para empezar, deberán ponerse de acuerdo en algo así como 3 mil 406 candidaturas, por lo que se ve prácticamente imposible que se llegue a acuerdos en todas: en unas perderá el PAN, en otras el PRD y en otras más MC. El objetivo será lograr el mayor consenso posible.

La principal es, por supuesto, la Presidencia de la República. De la manera en que elijan al candidato presidencial depende, en gran medida, el derrotero del Frente. A más tardar el 14 de diciembre podríamos empezar a despejar esta incógnita.

Los ciudadanos

Se ha insistido mucho en la comentocracia que la constitución del FCM es una simulación y que todo está arreglado para que Ricardo Anaya sea el candidato presidencial y Alejandra Barrales la candidata a la jefatura de gobierno de la CDMX. Y puede que la hipótesis tenga sentido.

Sin embargo, un asunto que llama la atención es la cantidad de ciudadanos que, de alguna manera, han apostado por esta alternativa. Mencionaré sólo a unos cuantos: Denise Dresser, Federico Reyes Heroles, Juan Pardinas, Ana Laura Magaloni, Juan Francisco Torres Landa, Jorge Castañeda, Ernesto López Portillo, Lydia Cacho, Ricardo Pascoe, Sergio Aguayo, Héctor de Mauleón, José Antonio Crespo, Diego Luna, Gael García, Alberto Fernández Martínez y Alejandro Legorreta.

Todos ellos –y otros tantos- publicaron un desplegado el pasado 23 de octubre señalando que “la presencia de ciudadanos en la propuesta de estructura y la conducción del Frente, así como en las boletas, sería clave para refrescar la vida de los partidos, mejorar el nivel del debate y la calidad en las ofertas políticas para los ciudadanos”.

No a la simulación

Lo peor que le puede ocurrir al Frente, es que todo quede en mera simulación. El costo (creo) sería altísimo para las fuerzas políticas impulsoras. La crítica de la sociedad –y en específico de algunos intelectuales y opinadores que han mostrado cierta empatía con el FCM- sería demoledora.

El Frente en Sonora

A nivel estatal, el FCM ha ido tomando forma poco a poco. Durante el mes de noviembre se llevaron a cabo una serie de foros en las principales ciudades del estado, donde se dio eco de manera prioritaria a voces representativas de la sociedad civil. El objetivo final es integrar esas visiones en las plataformas legislativas y de gobierno de los candidatos impulsados por el Frente.

En suma, pues, esto que hace unos meses parecía un “experimento”, poco a poco ha ido tomando forma. La última palabra no está dicha aún. Falta ver si realmente se hace válido el peso que lleva el Frente en su apellido.  No es cosa menor, por supuesto. Ya veremos. Por lo pronto, el Frente avanza.

 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.