Coach Ozz

Coach Ozz

Columnista

Epigenética o cómo usar los genes a tu favor

8 Septiembre 2017

Por Oziel Farías

¿Cuántas veces no le hemos echado la culpa de nuestra condición de salud a los genes? ¿Cuántas veces no nos han dicho los médicos que la enfermedad desarrollada es por predisposición genética? La verdad y nada más que la verdad es que el 90% de nuestra calidad de vida está definida por las decisiones que tomamos, diariamente, pero es mucho más cómodo culpar a los genes y no hacer los cambios necesarios para mejorar nuestra vida y nuestra salud, condición humana al fin, la de estar culpando a otros por nuestra responsabilidad.

Déjame explicarte el por qué ya no puedes echarles la culpa a los genes por tu diabetes, obesidad o cualquier otro padecimiento que te hayan vendido como que es culpa de tu historial familiar y no de tus malas decisiones de estilo de vida.

Hoy día está cobrando fuerza una rama científica conocida como Epigenética, que estudia todo proceso que altera nuestra genética y que hace que se enciendan o se apaguen ciertos procesos bioquímicos que nos llevan a desarrollar padecimientos, o viceversa, a evitarlos. Por ejemplo, yo tengo una abuela que tiene diabetes tipo 1, y eso técnicamente me hace a mí tener predisposición genética a desarrollar esta enfermedad, mas no es manda, ni siquiera es ley que esto vaya a suceder así, sino que sería una consecuencia de tener los malos hábitos que enciendan los receptores genéticos que me lleven a desarrollar diabetes con mayor facilidad que a otra persona sin predisposición genética, pero habrá sido totalmente responsabilidad mía, por no cuidarme.

Ahora, hay que entender los principales factores que entran en vigor cuando de la Epigenética se trata, según nos menciona el Dr. Mark Hyman, la alimentación, la actividad física, el manejo del estrés, y el ambiente que habitamos, es lo que va a definir si ciertos genes entran en vigor y nos llevan a desarrollar alguna enfermedad. O sea, si tienes una mala alimentación, falta de ejercicio, mal manejo de estrés, y el ambiente que habitas es tóxico debido a los productos de limpieza que utilizas, así como los de belleza y cuidado personal, contaminación ambiental, radiaciones e incluso toxicidad emocional, todos estos factores son los que encenderán, en su defecto, el proceso genético que desarrollará tal o cual enfermedad.

Por otro lado, el Dr. Dean Ornish hace mención que tras 90 días de basarse en una alimentación de origen vegetal, se tiene el poder de cambiar la expresión de más de 300 genes. Y es que sucede algo muy peculiar a la hora de comer alimento vivo, natural, fresco, que también tiene un código genético, y esto es que los genes de nuestros alimentos se comunican directamente con nuestros genes para trasmitirles información y así éstos puedan expresarse a nuestro favor o en nuestra contra, he ahí la importancia de que tu alimento venga de la tierra y no de una fábrica.

Así que ya basta de culpar a tu genética, si quieres verdaderamente preservar o recuperar tu salud hará falta que te hagas responsable de ti, y adoptes hábitos que te apoyen a cuidar tu calidad de vida.

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.